IMPACTO Y RIESGO DE LOS HURACANES EN MÉXICO – SUREXS

Los fenómenos climatológicos son sistemas complejos con factores impredecibles, sin embargo, el monitoreo constante que desarrollan agencias de gobierno y de iniciativa privada nos permite identificar con cierto grado de incertidumbre cuando se avecina un desastre natural. Estos sistemas posibilitan que la sociedad tenga el conocimiento sobre el lugar, el momento y la intensidad de un evento de esta naturaleza, información que se vuelve indispensable a la hora de evaluar situaciones de riesgo, y al mismo tiempo diseñar o ejecutar oportunamente medidas de prevención.

Lo que sucede con los huracanes y ciclones tropicales es un claro ejemplo, dado que la seguridad que nos proporciona el diseño y la construcción de nuestras ciudades se ve fácilmente amenazada por la fuerza que pueden adquirir estos fenómenos.

Los fuertes vientos y la enorme cantidad de lluvia que provocan, puede arrasar con cientos o miles de casas y automóviles, destruir por completo la infraestructura pública y convertir zonas enteras en un cúmulo de escombros. Cuando un huracán alcanza sus niveles más críticos, se convierten en una de las amenazas más grandes que pueda enfrentar una persona o una comunidad.

Los deslaves y las inundaciones desproporcionadas son consecuencia común de este tipo de fenómenos, en 2005, el huracán Katrina provocó que el 80% de la ciudad de Nueva Orleans se inundara y que en algunas zonas el agua llegará a los 4.6 m de altura 1, sumergiendo por completo barrios y localidades. Los daños ocasionados por Katrina se estiman en 146,000 millones de dólares y 1,833 fallecimientos 2.

Recientemente, en julio de 2020, el huracán Hanna tuvo fuertes estragos en México, provocando que se levantaran declaratorias de emergencia en 41 municipios de Nuevo León, 2 de Coahuila y 3 de Tamaulipas; el recuento oficial de los daños sigue en proceso, pero reportes preliminares 3 4 señalan inundaciones en 270 casas de Coahuila, 69,000 personas afectadas en Tamaulipas y un aproximado de 1,000 millones de pesos en daños tan solo en 8 municipios de Nuevo León.

De acuerdo al Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) existe un 85% de probabilidad de que la temporada de huracanes de este año esté por encima de lo normal.5 Este periodo de temporadas comenzó en el Océano Pacífico el 15 de mayo y en el Océano Atlántico el 1 de junio, se estima que ambas terminen el 30 de noviembre.

El sistema meteorológico nacional prevé que durante 2020 sucedan en territorio Méxicano por el lado del Océano Pacífico entre 7 y 8 tormentas tropicales; de 4 a 5 huracanes fuertes (de categoría 1 y 2); y de 4 a 5 huracanes intensos (de categoría 3, 4 o 5). Con respecto al lado del Océano Atlántico, pronostica entre 8 a 10 tormentas tropicales; de 4 a 5 huracanes fuertes (de categoría 1 y 2); y entre 3 y 4 huracanes intensos (de categoría 3, 4 o 5). 6

En lo que va del año, en México ya han ocurrido 13 depresiones tropicales, 3 huracanes fuertes, de categoría 1 o 2 (Elida, Hanna e Isaias), y 2 huracanes intensos, de categoría 3, 4 o 5 (Douglas y Genevieve).

Actualmente (20 de agosto), la península de Baja California se enfrenta al embate de Genevieve, huracán considerado en un principio de alta peligrosidad pues llegó rápidamente a la categoría 4; sin embargo el 19 de agosto la Comisión Nacional De Agua (CONAGUA) señaló que Genevieve disminuyó la intensidad y se degradó hasta convertirse en un huracán de categoría 1, lo que representaría lluvias torrenciales en Baja California Sur; intensas en Nayarit y Sinaloa; muy fuertes en Jalisco, y fuertes en Durango.7

CONAGUA prevé que en las costas de Baja California ocurran rachas de viento de entre 90 y 100 kilómetros por hora y oleajes de entre 6 y 8 metros de altura. En Jalisco, Nayarit y Sinaloa se pronostican rachas de viento de entre 50 y 60 kilómetros por hora y olas de 4 a 6 metros de altura.7 Genevieve ya ha dejado un saldo de dos personas muertas (registro oficial agosto 2020) 8; las autoridades advierten a la población sobre el riesgo de deslaves, aumentos en los caudales de los ríos y arroyos e inundaciones en las zonas bajas.

De acuerdo a Tecno Océano 9, empresa dedicada al análisis de riesgo, es importante revisar los datos históricos de huracanes y ciclones tropicales, pues los patrones de movimiento tienden a replicar a otras tormentas que pasaron por el mismo sitio en años previos. Las estimaciones realizadas parecen indicar que los ciclones que ocurrirán este año serán más fuertes y duraderos 5, por lo que será necesario tomar conciencia de la situación que se avecina, analizar los impactos que pueden provocar y han provocado estos fenómenos, y de igual modo preparar planes de contingencia para afrontar situaciones difíciles.

10 AÑOS DE HURACANES

La ubicación geográfica de México provoca que los huracanes y ciclones tropicales en este país sean eventos frecuentes y con los que tenemos que aprender a vivir; es indispensable reconocer que las condiciones climatológicas de esta zona son óptimas para la generación de estos fenómenos naturales. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) señala que existen en el mundo 7 cuencas en donde huracanes, ciclones tropicales y tifones se forman con frecuencia, 2 de estas colindan directamente con territorio Méxicano: la Cuenca del Atlántico y la Cuenca del Pacífico Nororiental.10

De acuerdo al monitoreo realizado por la NOAA en la última década, 2010 a 2019, alrededor de México se han registrado 98 huracanes en el Océano Pacífico y 72 en el Océano Atlántico; aunque no todos han llegado a costas mexicanas, y sólo un porcentaje menor ha ocasionado daños. En la siguiente imagen, Fig. 1, se puede apreciar la trayectoria de cada uno de los 170 huracanes mencionados.

Fig. 1. Fuente de datos: Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA)

A través de los datos recopilados por esta agencia hemos podido identificar las trayectorias de todos los “huracanes” registrados por esta organización en los últimos 10 años; la siguiente imagen, Fig. 2, corresponde a un acercamiento del territorio nacional, las líneas punteadas y marcadas en rojo señalan la trayectoria de los huracanes de mayor intensidad (de categoría 3, 4 o 5) así como a aquellos que han entrado a territorio nacional.

Fig. 2. Fuente de datos: Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA)

Las dos líneas rojas que más destacan corresponden a dos de los huracanes más devastadores que ha enfrentado México, Manuel e Ingrid, ocurridos en convergencia durante el mes de septiembre del 2013. El saldo ocasionado por estos dos fenómenos se calcula en 157 muertos y más de 200,000 damnificados; de acuerdo a la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), han sido dos de los desastres naturales con mayor impacto económico en la historia reciente de México; con daños estimados en más de 75,000 millones de pesos de acuerdo a cifras proporcionadas por aseguradoras. 11

Cuando un huracán como estos golpea un sitio, los servicios más básicos se ven inmediatamente afectados; se cortan los suministros de agua potable, luz y comida; los sistemas de protección civil colapsan; surgen brotes de enfermedades y lo más complicado, se vuelve prácticamente imposible llevar ayuda a las zonas afectadas.

Los lugares donde ocurre un desastre natural de esta naturaleza entran inmediatamente en una situación de emergencia; en muchas ocasiones las capacidades de los ciudadanos y de los gobiernos locales se ven rebasadas, el caos y el pánico comienza a apoderarse de los poblaciones afectadas y en algunos casos comienzan a ocurrir gran número de saqueos y robos.

La información y el conocimiento generado por CONAGUA y el Sistema Meteorológico Nacional es vital para la supervivencia de las comunidades que se encuentran en zonas de alto riesgo de huracanes, el monitoreo que realizan durante los 365 días del año permite darle seguimiento puntual y específico a cada fenómeno climatológico que amenace la seguridad de los ciudadanos.

Los meteorólogos encargados de esta labor, echan mano de satélites, aviones especializados y estaciones de monitoreo para recolectar permanentemente datos sobre las temperaturas y corrientes oceánicas, presiones atmosféricas, cantidad de nubes visibles, patrones de circulación del aire, volúmenes de lluvia así como la velocidad de los vientos y las precipitaciones.

Con estos datos mantienen una vigilancia certera de las tormentas que tienen potencial de convertirse en huracanes y depresiones tropicales; una vez que detectan que una tormenta comienza a producir vientos sostenidos de 120 km por hora y a transformarse en un huracán, comienzan con el uso de modelos de rastreo, los datos obtenidos de estos modelos son utilizados para identificar la ruta de un huracán y definir su posible grado de intensidad.
Pese al trabajo inmenso y metodológico que realizan los meteorólogos, aún no es posible predecir completamente y con exactitud la ruta e intensidad de un fenómeno de este tipo, esto debido a que los huracanes pueden bajar repentinamente su intensidad en maneras que la ciencia todavía no termina de entender.

El ejemplo perfecto de esto es lo sucedido con el huracán Patricia en 2015, este fenómeno fue, de acuerdo al director de CONAGUA, “el más intenso que haya existido en la parte del Pacífico de nuestro país”, mencionó también que la comunidad internacional señalaba a Patricia como el huracán más poderoso que haya existido en la historia del planeta 12; sin embargo, al llegar a territorio Méxicano se degradó rápidamente hasta convertirse en una tormenta tropical, de acuerdo a Ángel Meulenert, debido al impacto que tuvo la Sierra Madre Occidental sobre el anillo exterior del huracán, ver Fig. 3. 13

Fig. 3. Fuente de datos: Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA)

El nivel de riesgo que puede representar un huracán ha obligado al estado a crear mecanismos de preparación y atención de emergencias que permitan una articulación eficaz de los 3 niveles de gobierno.

El Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) es el instrumento que estableció el gobierno mexicano en la década de 1990 para apoyar de manera oportuna a las zonas afectadas por un desastre natural. La manera en la que estos recursos son “liberados” o distribuidos es a través de la emisión federal de declaratorias de desastre y de emergencia, la primera enfocada a la reconstrucción de zonas afectadas y la segunda a salvaguardar la vida y la salud de la población.14

Para que una declaratoria sea emitida es necesario que la entidad afectada lo solicite a la Coordinación General de Protección Civil, enviando un reporte de los efectos de la emergencia en la población vulnerable; posteriormente una o varias instancias técnicas tendrán que emitir un dictamen en donde se confirme la existencia de una emergencia. 15

Estas declaratorias son expedidas a nivel municipal y son la evidencia empírica de las vulnerabilidades socioeconómicas y estructurales que puede tener una alcaldía o un municipio frente a un desastre natural. En el caso de los huracanes, no sólo reflejan la condición costera de algunos municipios, si no las carencias en infraestructura y la presencia de poblaciones históricamente vulnerables ante este tipo de amenazas.

Los datos publicados por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) nos permitieron analizar todas las declaratorias emitidas a causa de ciclones tropicales en los últimos 20 años, del 2000 al 2019. Los resultados nos muestran los lugares donde más declaratorias han ocurrido, y donde estadísticamente puede haber mayor nivel de riesgo ante futuros fenómenos de este tipo. En el siguiente mapa, Fig. 3, cada municipio está coloreado de blanco a rojo (de menor a mayor) de acuerdo al número de declaratorias emitidas.

Declaratorias de emergencia, de desastre y de contingencia climatológica por causa de huracanes emitidas en México a nivel municipal, 2000-2019

Fig. 4 Fuente de datos: Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), 2000-2019

El mapa nos revela que la zona de Baja California sur es la zona del país en donde existe el mayor nivel de riesgo , y en menor medida los municipios que se encuentran en su contraparte al otro lado del mar de cortez: Hermosillo, Guaymas, Navojoa y Los Mochis. La península de Yucatán es también una de las áreas en donde se observa un número considerable en cuanto a declaratorias emitidas, siendo Quintana Roo el estado más afectado de la zona. Las zonas correspondientes a la costa de Jalisco, Chiapas, Oaxaca y el norte de Veracruz también reflejan una actividad importante.

Es imprescindible que las autoridades de los 3 niveles de gobierno garanticen la eficiencia y la continuidad de estos sistemas de atención a emergencia, pues de lo contrario podrían presentarse dificultades y demoras en la respuesta, lo que podría agravar las consecuencias en términos de pérdidas humanas y económicas.

ANÁLISIS DE DAÑOS

Los huracanes atacan fuerte y rápido a los gobiernos y comunidades; y en un sólo día pueden transformar una ciudad tranquila en una zona de desastre. El impacto que provocan es medido en pérdida de vidas humanas, infraestructuras destruidas, y personas damnificadas.

En las situaciones más críticas, la vivienda de cientos o miles de personas quedan sin poder ser habitadas; las áreas económicas-productivas quedan completamente paralizadas; se pierde ganado y hectáreas de siembra; se destruyen los caminos y la infraestructura pública; desaparecen personas y en en algunos casos pierden la vida.

Los datos que libera el CENAPRED sobre los impactos socioeconómicos ocasionados por desastres naturales nos permitieron elaborar una radiografía histórica (2000-2015) y anual sobre las afectaciones que han tenido los huracanes en territorio Méxicano. Desafortunadamente actualmente no se ha liberado la información correspondiente al período 2015-2020. Sin embargo, consideramos importante mostrar la radiografía con los datos obtenidos, ya que nos permite dimensionar el impacto de estos fenómenos en nuestro país.

El análisis realizado sobre el periodo 2000 al 2015 nos da una buena idea de las dimensiones de daños y riesgos que representan una temporada de huracanes. Se analizaron variables como la cantidad de población y viviendas afectadas, las defunciones, el impacto socioeconómico, los daños a escuela y hospitales, así como la cantidad de caminos y hectáreas destruidas. Los resultados específicos pueden consultarse en la siguiente tabla (Tabla 2.) y deben considerarse con cautela, debido al sesgo correspondiente a la recolección de datos de las instituciones oficiales encargadas.

Tabla 2. Fuente de datos: Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED)

Tratando de sintetizar la dimensión de las distintas temporadas de huracanes, en términos de intensidad, impacto y daño, nos hemos concentrado en dos indicadores esenciales: la cantidad de población afectada y el daño económico estimado.

El número de gente afectada nos revelan una faceta específica del impacto de un huracán, la de la atención a la emergencia. En los momentos posteriores a un desastre natural, el número de personas que quedan desprotegidas es proporcional a la cantidad de recursos que serán necesarios para ayudarlos y responder a la contingencia. La siguiente gráfica, Fig. 5, revela que en 2002 y 2013 fueron los años en donde se registró el mayor número de población afectada por la temporada de huracanes, superando los 2.2 millones de habitantes afectados en cada año. Esto en gran medida debido a los huracanes Isidore, Ingrid y Manuel.

Población afectada por temporada de huracanes en México, 2000-2015

Fig. 5 Fuente de datos: Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED)
Del 14 al 26 de septiembre del 2002 el huracán Isidore de categoria 3, afecto grandes áreas de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas; tan sólo en Yucatan se tuvieron que activar 861 albergues y refugios temporales en donde se le dio asilo a 7 mil setecientas personas que habían perdido su vivienda; se calcula que solo en este estado 1,388,000 habitantes fueron afectos. 16
También en la tercera semana de septiembre pero de 2013, el huracán Ingrid y Manuel, considerados dos de los más devastadores en la historia de México, arrasaron simultáneamente con zonas de Guerrero, Veracruz, Hidalgo, Oaxaca, Michoacán, Puebla, Tamaulipas, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí, Jalisco, y Colima, dejando un saldo estimado en más de 200,000 damnificado y 75,000 millones de pesos en daños. 11
Por otro lado, el impacto económico total, es una manera acertada de calcular la intensidad de destrucción de un desastre natural, y expresa de forma concreta la cantidad de dinero estimada que costarían los procesos de reconstrucción y restauración de las zonas afectadas. Son en las temporadas de 2005, 2010 y 2013 las que han tenido el mayor impacto económico por estos desastres naturales, como podemos apreciar en la siguiente gráfica, Fig. 6.
Daños económicos ocasionados por temporada de huracanes en México, 2000-2015

Fig. 6 Fuente de datos: Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED
El exacerbado costo que dejó la temporada de huracanes de estos años se debe en gran medida, a las afectaciones que ocasionaron los huracanes Stan y Wilma en 2005, Alex y Karl en 2010 y Manuel e Ingrid en 2013.

PREVENCIÓN DE RIESGOS
La temporada de huracanes continuará por lo menos hasta finales de noviembre y en consecuencia tendremos que estar preparados para afrontar de manera correcta los embates que plantea una amenaza de este tipo.

Distintas organizaciones 17 18 19 encargadas de la prevención de riesgos señalan algunos aspectos que debemos considerar si es que vivimos en una zona de alta frecuencia de huracanes y ciclones tropicales, algunos de ellos son: identificar si la zona en donde vives es susceptible al impacto de ciclones tropicales, hacer preparativos en las construcciones del hogar, realizar evaluaciones de riesgos, almacenar suficiente comida y agua, mantenerse resguardados, planear rutas de acceso y salida de nuestra casa y albergue, prever las posibles calles con tendencia a inundarse, identificar posibles refugios y analizar sus riesgos, preparar medios que permitan la comunicación, guardar en bolsas impermeables los documentos importantes y números de emergencia, llenar los tanques de combustible, guardar objetos sueltos, asegurar tubos y superficiales susceptibles al viento, limpiar drenajes y alcantarillas, cerrar y proteger ventanas, cerrar llaves de agua y gas, desconectar interruptores y aparatos eléctricos, procurar estar dentro del refugio elegido 12 horas antes del impacto y mantener un monitoreo constante, al menos cada tres horas, del avance del huracán o ciclón tropical.

FUENTES DE INFORMACIÓN

1.-Carlos Chirinos. (2015). Lo que no puedo olvidar del Nueva Orleans de Katrina. Agosto 2020, de BBC. Sitio web: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150826_katrina_nueva_orleans_aniversario_fooc_cch

2.-Redacción El País. (2015). El desastre del Katrina en 20 cifras. Agosto 2020, de El País. Sitio web: https://elpais.com/internacional/2015/08/29/actualidad/1440802252_529777.html

3.-Redacción Milenio. (2020). ‘Hanna’, el ciclón que dejó ‘bajo el agua’ el norte de México. Agosto 2020, de Milenio Diario. Sitio web: https://www.milenio.com/estados/hanna-en-mexico-inundaciones-y-danos-que-dejo

4.-Redacción LatinUS. (2020). ‘Hanna’ deja cinco muertos y tres desaparecidos en México. Agosto 2020, de LatinUs. Sitio web: https://latinus.us/2020/07/29/hanna-cinco-muertos-tres-desaparecidos-mexico/

5.-Carlos Tolentino Rosario. (2020). La NOAA aumenta a 85% la probabilidad de que la temporada de huracanes esté por encima de lo normal. Agosto 2020, de El Tiempo. Sitio web: https://www.elnuevodia.com/noticias/el-tiempo/notas/la-noaa-aumenta-a-85-la-probabilidad-de-que-la-temporada-de-huracanes-este-por-encima-de-lo-normal/

6.-Servicio Meteorológico Nacional . (2020). Pronóstico para la temporada de ciclones tropicales 2020. Agosto 2020, de CONAGUA. Sitio web: https://smn.conagua.gob.mx/es/ciclones-tropicales/pronostico-ciclones-tropicales-2020

7.-Redacción Infobae. (2020). Huracán Genevive se degradó a categoría 1: Conagua. Agosto 2020, de Infobae. Sitio web: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/08/20/huracan-genevive-se-degrado-a-categoria-1-conagua/

8.-Redacción de Infobae. (2020). Genevieve deja dos muertos en Baja California. Agosto 2020, de Infobae. Sitio web: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/08/19/huracan-genevieve-deja-dos-muertos-en-baja-california/

9.- Ernesto Gray. (2011). Anticipación, preparación y seguimiento de tormentas tropicales. Agosto 2020, de Tecno Océanos. Sitio web: https://www.tecnoceano.com/preparacion_tormentas_V1-1.pdf

10.-Chris Landsea. Pregunta: F1) ¿Cuáles regiones alrededor del mundo tienen los ciclones tropicales y quién tiene la responsabilidad de pronosticar en estas partes?. Agosto 2020, de NOAA. Sitio web: https://www.aoml.noaa.gov/hrd/tcfaq/F1_esp.html

11.-Redacción Reuters. (2013). Daños por Ingrid y Manuel superan los 75,000 mdp. Agosto 2020, de Forbes. Sitio web: https://www.forbes.com.mx/tormentas-en-mexico-habrian-dejado-danos-por-casi-75-mdp/

12.-Redacción El Universal. (2015). “Patricia”, el más poderoso de todo el Planeta: Conagua. Agosto 2020, de El Universal. Sitio web: https://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2015/10/23/patricia-el-mas-poderoso-en-toda-la-historia-conagua

13.-Pablo de Llano. (2015). ¿Cómo el pavoroso huracán Patricia se degradó en una tormenta tropical?. Agosto 2020, de El País. Sitio web: https://elpais.com/internacional/2015/10/24/mexico/1445712083_571413.html

14.-Banco Mundial y la Secretaría de Gobernación de México. (2012). FONDEN: El Fondo de Desastres Naturales de México – una reseña. Washington, D.C.: Banco Mundial y Secretaría de Gobernación de México.

15.- Protección Civil. Procedimiento del Fondo para la Atención de Emergencias FONDEN. Agosto 2020, de Secretaría de gobernación. Sitio web: https://www.proteccioncivil.gob.mx/work/models/ProteccionCivil/Resource/21/4/images/Flujograma%20de%20Atencion%20a%20Emergencias.pdf

16.-Redacción Wikipedia. (.). Huracán Isidoro. Agosto 2020, de Wikipedia. Sitio web: https://es.wikipedia.org/wiki/Huracán_Isidoro

17.-CENAPRED. (2020). Huracán Genevieve, ahora con categoría 1. Agosto 2020, de CENAPRED. Sitio web: https://www.gob.mx/cenapred/articulos/huracan-genevieve-se-intensifica-a-categoria-4

18.-Ernesto Gray. Resumen del plan de emergencia. Agosto 2020, de Tecno Océanos. Sitio web: https://www.tecnoceano.com/plan_de_emergencia.pdf

19.-Ernesto Gray. (2011). Anticipación, preparación y seguimiento de tormentas tropicales. Agosto 2020, de Tecno Océanos. Sitio web: https://www.tecnoceano.com/preparacion_tormentas_V1-1.pdf
FUENTES DE DATOS
1.-Centro Nacional de Prevención de Desastres. Base de datos sobre el impacto socioeconómico de los daños y pérdidas ocasionados por los desastres en México (Versión 2000 – 2015). [Base de datos]. Recuperado de https://www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx/archivo/descargas.html
2.-Sistema Meteorológico Nacional. (2020). Resúmenes anuales de ciclones tropicales. (Versión 2010 – 2020). [Base de datos]. Recuperado de https://smn.conagua.gob.mx/es/ciclones-tropicales/informacion-historica
3.-Centro Nacional de Prevención de Desastre. (2020). Sistema de consulta de declaratorias de emergencia por desastres naturales (Versión 2000 – 2019). [Base de datos]. Recuperado de https://www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx/apps/Declaratorias/
4.-National Hurricane Center. (2020). Acervo de datos del National Hurricane Center (Versión 2010-2019). [Base de datos]. Recuperado de https://www.nhc.noaa.gov/data/



Deja un comentario