EL ROBO DE HOGARES EN MÉXICO ,TENDENCIA HISTÓRICA Y GEOESPACIAL

El robo de casas y hogares es un delito que atenta directamente contra el patrimonio de las personas; sin embargo, no son sólo los bienes materiales los que se ven afectados.

Al momento de ser robado un hogar se daña la seguridad y la confianza de las familias, pues se transgrede un espacio íntimo cuya función principal es otorgar resguardo y tranquilidad a las personas.

Generalmente el robo de casas es cometido por delincuentes organizados que crean y utilizan métodos sistemáticos para cometer sus fechorías, desde la selección de objetivos, el quiebre de medidas de seguridad y hasta la evasión de procesos y mecanismos de justicia .

Este comportamiento metodológico que desarrollan los criminales ocasiona que las instituciones de gobierno se vean frecuentemente limitadas a la hora de prevenir y combatir este crimen; lo que provoca que la seguridad de los hogares quede en gran medida en las manos de los ciudadanos.

La creación de comités vecinales, la adquisición de cercas, protecciones, sistemas de alarma, perros y hasta la contratación de guardias de seguridad, son solo algunas de las medidas empleadas por aquellos que buscan asegurar su hogar.

El análisis de los datos recabados por las instituciones de seguridad pública son insumos necesarios a la hora de diseñar y tomar medidas preventivas. Conocer los lugares y la intensidad en la que ocurre y ha ocurrido el robo de hogares, es información imprescindible para comprender que hay detrás de este delito.

ANÁLISIS NACIONAL

Al analizar los datos nacionales e históricos (2015 – 2020) correspondientes a las carpetas de investigación abiertas por el delito de “robo a casa habitación” (Datos del Secretariado Ejecutivo Sistema Nacional de Seguridad – SESNSP), encontramos dos asuntos relevantes, el primero, que cada año, son robados entre 80 mil y 90 mil hogares Mexicanos; el segundo, que en los últimos 5 años, la tendencia de este delito se ha mantenido relativamente con pocos cambios; 2017 es el años en que más robos han ocurrido en el periodo de análisis, llegando a alrededor de 93 mil; a partir de ahí la tendencia baja hasta casi los 84 mil en 2018 y 82 mil en 2019 como se puede observar en la siguiente gráfica. Es importante mencionar que 2020 incluye sólo las cifras de los meses en curso, número que tendrá sin duda un impacto por la situación actual del país respecto a COVID19.

Figura 1. Robo de casa habitación en México, números absolutos, 2015- 2020.

Cuando analizamos las mismas cifras pero tasadas con las poblaciones correspondientes a cada año, encontramos que si bien la tendencia permanece constante, rondando entre 5 y 6.5 robos por cada 100 mil habitantes, es a finales de 2017 cuando comienza una reducción progresiva de la incidencia delictiva.

En lo que va del 2020 se han registrado ya casi 32 mil denuncias por “robo a casa habitación”; Es importante mencionar que las condiciones ocasionadas por la pandemia del COVID-19 han provocado que baje la ocurrencia en gran número de delitos, incluido el robo de hogares. De enero a abril del 2020 ocurrió una reducción de cerca del 42%; sin embargo de abril a junio se observa un repunte de alrededor del 18%. Situación que puede apreciarse con mayor detalle en la siguiente gráfica.

ANALISIS ESTATAL

La dinámica histórica de este delito también fue analizada para los 32 estados de la república (2015 – 2019), los resultados nos muestran que al igual que en el panorama nacional, en la gran mayoría de los estados no han ocurrido grandes cambios en las tasas registradas de un año a otro, solo en la península de Baja California es donde se ha observado una reducción constante y significativa de este delito.

Por otra parte, hemos encontrado 3 niveles de riesgo con los cuales podemos clasificar la intensidad histórica del “robo a casa habitación” para las 32 entidades de la república:

El primer nivel y el de mayor riesgo, comprende a los estados que presentan tasas arriba de 200 robos por cada 100 mil habitantes, en este grupo se encuentran solo Colima, Baja California Sur y Aguascalientes.

El segundo grupo aglomera a los estados en donde las tasas de robo son más bajas, de entre 150 y 200 robos por cada 100 mil habitantes, aquí encontramos a Quintana Roo, Durango, Querétaro y Baja California.

Todos los estados restantes se encuentran en el último nivel de riesgo, este corresponde a las tasas de robo más bajas, todas aquellas que están por debajo de 150 robos por cada 100 mil habitantes.

La información de las 32 entidades puede ser consultada con mayor precisión en la siguiente gráfica, el color de cada recuadro corresponde a las tasas de robo registradas y la barra lateral indica los valores numéricos de estos degradados.

Figura 3. Evolución histórica de la tasa de robo de casa habitación por cada 100 mil habitantes , 2015 – 2019.

Al realizar este análisis, pero solo con los datos de incidencia delictiva del último año, es decir de Junio 2019 a Junio 2020, encontramos que el caso más alarmante es el de Colima, pues presenta una tasa por arriba de los 280 robos por cada 100 mil habitantes. De ahí le siguen Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Quintana Roo, Querétaro y Baja California con tasas de entre 200 y 130 robos por cada 100 mil habitantes; todos los demás estados registran tasas de robo por debajo de los 80 casos por cada 100 mil habitantes.

Figura 4. Tasa por cada 100 mil habitantes para el último año en México – (junio 2019 – junio 2020).

ROBO DE CASA HABITACIÓN EN LA CIUDAD DE MÉXICO
La Ciudad de México es considerada una megalópolis, de acuerdo al INEGI (Censo de Población y Vivienda 2015), dentro de ella existen más de 2,600 millones de viviendas, y cohabitan más 8.8 millones de habitantes. Esta enorme cantidad de población propicia inevitablemente una alta incidencia delictiva y también un gran número de robos de casas y hogares.
La siguiente gráfica muestra el número robos a casa habitación que han ocurrido cada día desde enero de 2019 a junio de 2020 en la Ciudad de México. Lo que se observa es una disminución progresiva de este delito, en donde podemos identificar 3 niveles, el primero de enero a octubre, en donde ocurren un promedio de 20 robos a casa habitación diarios, el segundo de noviembre a marzo, cuando ocurren alrededor de 15 robos diarios, y el tercero de abril a junio, en donde se aprecia un promedio de alrededor de 5 robos diarios, esto debido la situación actual de la pandemia por COVID-19.

Figura 5. Robos a casa habitación para el último año en CDMX , junio 2019 – junio 2020.

Esta tendencia que ha tomado el robo de hogares, puede observarse de mejor manera cuando analizamos las tasas de incidencia ocurridas en cada mes. En el siguiente gráfico se muestra la reducción progresiva que ha tenido la incidencia de este delito.
Es relevante señalar que las cifras más recientes, en específico a partir de abril del 2020, vuelven a una tendencia ligeramente a la alza, pasando de 2.4 a 2.6 robos por cada 100 mil habitantes de abril a junio.

Figura 6. Tasa de robos a casa habitación para el último año en CDMX , junio 2019 – junio 2020.
Los resultados mostrados anteriormente corresponden a la dinámica de toda la Ciudad de México; sin embargo, la ciudad es tan extensa y diversa que es normal que tengamos dinámicas específicas en algunas zonas.


Para entender los patrones que existen a nivel delegación, realizamos un análisis geoespacial de las 16 alcaldías que integran la ciudad; el análisis nos revela que las delegaciones Benito Juárez y Cuauhtémoc son las que tienen el mayor problema de robo a casa habitación, con una tasa de 116 y 114 robos por cada 100 mil habitantes respectivamente. De ahí le siguen la alcaldía Miguel Hidalgo con 87 casos por cada 100 mil habitantes, Coyoacán con 74 casos por cada 100 mil habitantes, Tlalpan con 72 casos por cada 100 mil habitantes, La Magdalena Contreras con 69 por cada 100 mil habitantes, Álvaro Obregón con 68 por cada 100 mil habitantes, Azcapotzalco con 65 por cada 100 mil habitantes, Venustiano Carranza con 65 por cada 100 mil habitantes, Iztacalco con 63 por cada 100 mil habitantes, Cuajimalpa con 59 por cada 100 mil habitantes y Xochimilco con 58 casos por cada 100 mil habitantes. Las alcaldías restantes muestran tasas por debajo de los 52 robos por cada 100 mil habitantes, como bien se puede apreciar en el siguiente mapa.

Figura 8. Distribución de tasa de robos a casa habitación para la CDMX por delegación, junio 2019 – junio 2020.

El robo a casa habitación no ocurre de manera aleatoria, la frecuencia con la que ocurre y los espacios en donde ocurre esta directamente relacionada con diferentes factores. Desde el diseño urbano, hasta la organización social, los niveles de control y vigilancia, y los patrones de uso de suelo, son todos elementos que determinan la potencialidad de una zona a la hora de ser objetivo de un robo. Los criminales, seguirán buscando aquellos objetivos que mayor beneficio les generen y que por otro lado sean más fácil victimizarlos.

FUENTES DE INFORMACIÓN

-Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. (2019–2020). Carpetas de investigación FGJ de la Ciudad de México (Versión 2019-2020). [Base de datos]. Gobierno de la Ciudad de México. https://datos.cdmx.gob.mx/explore/dataset/carpetas-de-investigacion-pgj-de-la-ciudad-de-mexico/

-Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. (2015–2020). Incidencia delictiva (Versión 2015 – 2020) [Base de datos]. SESNSP. https://datos.cdmx.gob.mx/explore/dataset/carpetas-de-investigacion-pgj-de-la-ciudad-de-mexico/



Deja un comentario